domingo, 1 de marzo de 2009

¿TENEMOS QUE AGUANTARNOS?

Últimamente, vengo observando que cualquier cosa que se quede en la calle, en cualquier calle, corre serio peligro de sufrir las “iras” de los impresentables que campan a sus anchas por toda la ciudad con motos a escape libre y coches tuneados (debería ser delito permitir algunos diseños) de los que me pregunto como pueden mantenerlos.

Me pregunto porque tenemos que soportar atrocidades como las de las fotografías que cuelgo:

DSCN2742

DSCN2746

Si, son imágenes de la piscina municipal, pero podrían colgarse imágenes de cualquier lugar de la ciudad y el resultado sería el mismo.

Hasta que punto, los ciudadanos normales, porque es evidente que los que hacen esto no son precisamente normales, han de soportar esto.

Cuando alguien se dará cuenta de ello y tratará al menos de remediarlo. Y no me refiero a alguien de aquí, ya que evidentemente quien puede remediarlo tiene su despacho en Madrid en algún lugar bastante tranquilo y con guardias que controlan quien entra y quien sale.

En el caso de las imágenes, alguien puede pensar “es que el diseño incita a eso”. Pensar esto justifica a aquel que ve a una joven vestida provocativa para ir a molestarla por no decir algo peor.

Cada día me pregunto que es lo que sienten estos “seres” cuando apedrean una cristalera, queman un contenedor, destrozan un banco, etc… No se si es que esta es la única forma que tienen de llegar al orgasmo (perdonadme pero es lo que pienso)

No se que pensarán cuando al día siguiente pasan y ven su obra; ¿se sentirán orgullosos?

Lo que si se es la sensación de impotencia que siento yo cuando me encuentro con esto, impotencia porque se que después de que alguien lo repare, saldrá alguno de detrás de una piedra y volverá a destrozarlo.

Cada día que pasa se refuerza en mi lo que escribí en su día y que aquí os dejo por si os interesa releerlo:

LA GUANTA

1 comentario:

  1. Hola Carmoné, nosotros las personas normales hacemos lo que podemos, y este es un sitio donde podemos denunciar y exponer las atrocidades que se cometen en nombre de la libertad, que muchos confunden con el libertinaje, y el no respetar nada ni a nadie.

    Como puedes comprobar, son muchos los adultos en las altas esferas que no respetan nada, de nada, ahí el ejemplo.

    En algunos ayuntamientos están tomando nota de estas atrocidades que pagamos todos los contribuyentes, y que no se puede consentir.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.