sábado, 30 de julio de 2011

HOY PUTA...MAÑANA COMADRE

Esta frase, bastante malsonante, pero que se usa, quizás, con demasiada frecuencia sirve para reflejar las actitudes de algunas personas en su relación con los demás.

Desgraciadamente es muy común por estos lares que una persona con la que te has llevado estupendamente, casi como hermanos, durante mucho tiempo, tiempo en el cual si la has visto apurada la has intentado ayudar a cambio de únicamente esa amistad, de pronto, sin saber porqué, te deja de lado, ignorándote por completo. 

La sensación que te queda es la de un juguete viejo, ese que después de Reyes el niño deja en la estantería o el cajón, totalmente olvidado, cambiándolo por los nuevos juguetes que ha recibido y de los cuales piensa que puede sacar mayor provecho.

La única diferencia es que la actitud del niño es lógica y normal, por algo son niños y los juguetes son entes inanimados que no sienten lo más mínimo.

Lo malo es cuando esa actitud se refleja en personas y alguna de esas personas son, precisamente, niños. Porque un adulto puede medio entender esta situación, pero un niño de corta edad no la entenderá hasta que crezca y madure.

La sensación de ser un juguete viejo es la misma, digámoslo sin pelos en la lengua, la sensación de jilipollas que se te queda cuando te das cuenta de que esa gente ven que no te pueden sacar o que le pueden sacar a otro más que a ti.

Esta gente que se mueve por descarados intereses materiales sin valorar para nada la relación entre las personas, son personas que no merecen llamarse personas y, desgraciadamente, como ya he dicho, cada día hay más de este tipo.

Da la impresión de que se pierda la humanidad, cambiándola por el puro (y puto) interés, adoptando actitudes hipócritas y cambiándote la máscara según con quien esté y según la hora del día.

Y mascaras tienen más que una tienda de disfraces, veamos algunas:
  • La máscara simpática. Es la que se ponen cuando no te conocen e intentan caerte super-hiper-mega bien. Soy way, el más (o la más) y aquí me tienes para lo que necesites.  
  • La máscara de llorar. La usan para darte pena. Les gusta despotricar a los 4 vientos lo mala que es su situación para darte pena a ti y a todo el que pueda, para ver si picas y le ayudas. Claro, como llevas tiempo viendo la máscara simpática, crees que has plantado una amistad y como piensas que está agarrando, le ayudas dentro de tus posibilidades. 
  • La máscara de amigo: Se la ponen para decirte "aquí me tienes para ayudar en lo que haga falta. Para cualquier cosa me llamas". Y resulta que un día necesitas ayuda y efectivamente acuden, pero ves que después ellos no lo hacen desinteresadamente, sinoo que te lo guardan para cuando más les interese.
  • La máscara del reproche. Cuando se ponen esta máscara por primera vez no le das importancia porque, bueno, el juntarte tiene esatas cosas, a veces se tienen pequeños roces y se dicen cosas sin pensar...peeeeero, cada día usan más esa máscara y es cuando empiezas a darte cuenta de que algo falla. YA ES TARDE.
Poco a poco, sin darte cuenta, cada vez usan menos la máscara del amigo o la máscara simpática y usan las demás.

Pero llega un día que te coge de cables cruzados y abres la boca (pequeñita) para preguntar ¿pasa algo?. Ese día estas perdido. Ya solo se queda la máscara del reproche y del desprecio y si eres listo y andas despierto reaccionarás a tiempo y hasta aquí llegamos. Si no andas listo, cada vez notarás como te ignoran más y más (esto coincide normalmente con el comienzo del baile de máscaras con otra persona) hasta que ves que esa actitud empieza a afectarte demasiado.

Entonces piensas ¿porqué tengo yo que aguantar esto?. Hasta aquí llegue. Hola y adios y que os vaya bien.

Triste pero real como la vida misma. 


Como decía Paulo Coelho No le temo al enemigo que me ataca, sino al falso amigo que me abraza
 

6 comentarios:

  1. Lo malo no es lo pasado, sino la forma de justificar a los demás porque se acabo vuestra amistad, si eran tan buenos amigos, veneno solo vomitara veneno.
    como la vida misma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿TU HAS HECHO ALGUNA VEZ EXAMEN DE CONCIENCIA?

    ResponderEliminar
  3. Pues si, como, supongo que casi cualquier persona.
    Hacer examen de conciencia posiblemente nos ayuda a ser mejores, que no perfectos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Decia lo del examen de conciencia, porque los seres humanos no nos vemos nunca la joroba, y aunque parezca una frase hecha, es una realidad tan palpable como la vida misma. Por eso lo mejor repartido del mundo es la RAZON, porque todos creemos tener suficiente.

    ResponderEliminar
  5. Y decías bien. En este último comentario que haces solo puedo darte toda la razón.

    Nuestra imperfección nos hace cometer errores que muchas veces nos negamos a ver (joroba) y a reconocer.

    ResponderEliminar
  6. vaya post, hijo! tú eres mayor que yo, pero imagino que sabrás que a veces la gente o no se conoce bien del todo o simplemente chocan tras conocerse (si es que no se congenia, claro) por lo que no hay que darle más vueltas. También decirte que las apariencias engañan y mucho. No es fácil descrifrarlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.